No todo lo que se dice es cierto: 5 Enfermedades que aún existen a pesar de la creencia popular

A comienzos del 2018 pasó una situación increíble en los Estados Unidos; pues una gran cantidad de padres se mostraron reacios a la idea de vacunar a sus hijos contra el sarampión. Por ello, hubo un brote bastante grande de esta enfermedad en el país. Sin embargo, gracias a esta situación, muchas personas se dieron cuenta de la importancia de las vacunas.

Este método de prevención se puede considerar prácticamente milagroso; dado que ha ayudado a salvar miles de vidas en mucho tiempo. Así como el sarampión, hay otras enfermedades que la medicina ha logrado erradicar prácticamente de la faz de la tierra, pero con las que hay que tener cuidado, porque aún existen, son:

1. La peste bubónica.

Sí, es la misma Peste Negra que arrasó Europa en el siglo XIV y que mató a unos 25 millones de personas. Entre 1 y 17 casos de peste bubónica o septicémica aparecen en los Estados Unidos cada año. Causada por la bacteria Yersinia pestis, la plaga se transmite a través de picaduras de pulgas o contacto con roedores infectados o animales muertos, y causa fiebre, debilidad y ganglios linfáticos terriblemente inflamados. Los casos son raros hoy en día porque el saneamiento y la higiene son mejores que en la época medieval. Si se detectan a tiempo, los antibióticos son eficaces, pero si no se tratan, la plaga tiene una tasa de mortalidad del 30 al 60 por ciento, o hasta del 100 por ciento para la peste neumónica.

2. Tos ferina.

¿Qué tan peligrosa puede ser la tos? Extremadamente. También conocida como tos ferina o tos de los 100 días, comienza como un resfriado tradicional pero luego conduce a una tos tan severa que causa vómitos, una cara roja o azul y fatiga extrema. Se caracteriza por un sonido de "chillido" cuando la persona jadea por aire. Según los CDC, se estima que hay unos 200.000 casos en los Estados Unidos cada año y 20 muertes infantiles. Los bebés menores de dos meses son los que corren mayor riesgo porque son demasiado jóvenes para vacunarse.

3. Fiebre amarilla.

La fiebre amarilla, transmitida por mosquitos infectados, comienza con síntomas similares a los de la gripe y puede provocar fiebre muy alta, hemorragias internas, convulsiones, insuficiencia orgánica y posiblemente la muerte. Aunque existe una vacuna contra la fiebre amarilla, a menudo no hay suficientes cuando se produce un brote, como ocurrió en Angola y la República Democrática del Congo en el 2016.

Quizá te interese: Mira la lista de enfermedades que le tienen pavor al ajo - ¡Empieza a consumirlo diario!

4. Paperas.

Las personas que contraen paperas experimentarán síntomas similares a los de la gripe y una inflamación dolorosa de las glándulas salivales, pero las complicaciones pueden incluir meningitis, encefalitis, aborto espontáneo y pérdida de la audición.

5. La fiebre tifoidea.

La fiebre tifoidea, uno de los principales problemas de salud en Estados Unidos en el siglo XIX y principios del XX, ya no es algo de lo que se oye hablar mucho aquí, aunque sigue siendo un enorme problema mundial; 21,5 millones de personas se infectan cada año. Alrededor de 5.700 casos en Estados Unidos se reportan anualmente, pero tres cuartas partes de las víctimas contrajeron la enfermedad en el extranjero. La tifoidea, que se propaga a través de agua y alimentos contaminados, causa fiebre alta, debilidad, problemas gastrointestinales y a menudo un sarpullido; si no se trata, es mortal para una de cada cuatro personas.

6. Gota.

Una vez llamada la "enfermedad de los reyes" es una forma dolorosa de artritis causada por una cristalización de ácido úrico en las articulaciones y es exacerbada por el consumo de alimentos ricos en compuestos llamados purinas. Hoy en día, más de 8 millones de personas en los Estados Unidos lo padecen, en comparación con una fracción de esa cifra a principios de la década de 1990.

7. Cólera.

Aunque es poco probable que se encuentre cólera en los Estados Unidos, sigue siendo una pandemia mundial, que aflige a las personas que viven en áreas con condiciones de saneamiento y tratamiento de agua deficientes. Este mal es causado por la ingestión de alimentos o agua contaminada con bacterias fecales, el cólera conduce a una diarrea violenta y a una deshidratación tan severa que la muerte puede ocurrir en cuestión de horas.

En definitiva, la medicina ha avanzado a pasos agigantados. Por ello, es importante no dejarse llevar por mitos urbanos que quieren hacer creer que las vacunas no son una buena opción porque causan autismo.

Fuente: Rd

Quizá te interese: Las garrapatas son peligrosas, y AQUÍ te enseñamos a prevenir las graves enfermedades que transmiten


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.

Recomendamos